Entrevista al ilustrador italiano Roberto Innocenti

Por Gabriela Mariel Arias

Roberto Innocenti

Roberto Innocenti

En las ilustraciones de Roberto Innocenti todos los personajes son delineados detalladamente. Las escenas que representa en sus obras están pobladas por multitud de personajes secundarios y objetos que adquieren, la mayor parte de las veces, la misma importancia que los protagonistas de la historia. Los detalles no sólo están a merced de la función descriptiva de la imagen, sino que se sitúan en el mismo nivel de representación que lo narrado por el texto. De este modo, las imágenes de Innocenti narran más allá de lo contado.

En una entrevista realizada en 2012 en la revista Fabulantes, el ilustrador italiano señala: “Tengo libros en los que hay muchos detalles, que suelo incluir porque son interrogantes, sirven para poner preguntas. ¿Qué hace esto aquí? ¿Por qué? ¿Qué es? Son una invitación a completar las imágenes, a contemplarlas sin distracciones. Si observas la ilustración atentamente, descubres el mundo como es, en todos sus particulares”.

Para leer la entrevista completa:

 

El ABC de Roberto Innocenti

Por Gabriela Mariel Arias

A

pesar de no haber cursado estudios artísticos y mucho antes de alcanzar reconocimiento mundial como ilustrador, a los dieciocho años Roberto Innocenti se estableció en Roma y comenzó a trabajar en un estudio de animación en el que se desempeñó como cartelista.

En 1979 Innocenti ilustró su primer libro, 1905: Bagliori ad Oriente, de Olivo Bin, una relectura de la guerra ruso-japonesa.

Ilustración de Roberto Innocenti.

Ilustración de Roberto Innocenti.

Sin embargo, puede decirse que el hecho que determinó su carrera como ilustrador de libros infantiles fue un encuentro con el ilustrador y editor suizo Étienne Delessert. Innocenti realizó para Delessert los dibujos de La Cenicienta (1983), una relectura del texto clásico de Charles Perrault que sitúa la historia en la ciudad de Londres de los años ’20.

Detalle de una ilustración de La Cenicienta, ilustrada por Roberto Innocenti.

••••• ••••• ••••• •••••

Bagno a Ripoli, una pequeña población cercana a Florencia, Italia, vio nacer a Roberto Innocenti en 1940. Durante su adolescencia fue obrero en una fundición de acero hasta que a los dieciocho años se trasladó a Roma. Esta ciudad italiana fue testigo de sus comienzos como ilustrador y se maravilló con la exquisitez de su creación.

Algunos críticos señalan a Rosa Blanca como su obra cumbre, publicada en 1985. Con texto de Christophe Gallaz, cuenta la historia de los campos de concentración situados en una pequeña ciudad alemana durante la segunda guerra mundial. Uno de los aspectos interesantes de dicha obra consiste en observar el modo en el que se regula la información entre la voz que narra y los significados que se desprenden de las imágenes.

Ilustración de Roberto Innocenti.

Ilustración de Roberto Innocenti.

••••• ••••• ••••• •••••

Con ilustraciones de Roberto Innocenti, se publica en 1988 Las aventuras de Pinocho de Carlo Collodi. En la obra, la Toscana de Collodi adquiere un rol protagónico a través de las imágenes que nos permiten disfrutar de las vistas panorámicas de sus callejuelas y de los viejos edificios habitados por una multitud de personajes secundarios y objetos, que adquieren la misma importancia que los protagonistas de la historia.

Detalle de una ilustración de Las aventura de Pinocho. Ilustración de Roberto Innocenti.

Detalle de una ilustración de Las aventura de Pinocho. Ilustración de Roberto Innocenti

Dice Innocenti acerca de estos personajes: “No provienen de mi mundo de sueños o de fantasía. Los personajes de Pinocho son gente normal que se encontraba en la calle hace cincuenta años. Gente que había visto de pequeño… He mirado fotos del ochocientos y son muy parecidos a los jóvenes de cuando era pequeño,… entonces eran más viejos, eran diferentes de ahora” (1).

Detalle de una ilustración de Las aventura de Pinocho. Ilustración de Roberto Innocenti.

Detalle de una ilustración de Las aventura de Pinocho. Ilustración de Roberto Innocenti.

En reconocimiento a la totalidad de su obra, Roberto Innocenti recibió el Premio Hans Christian Andersen en 2008, en la categoría ilustración. El discurso pronunciado por el artista italiano al recibir el premio puede leerse en el siguiente enlace: “Roberto Innocenti, Premio Hans Christian Andersen 2008”.

Ilustración de Roberto Innocenti para El último refugio.

____________________________

(1) Castillo, Montserrat. “Roberto Innocenti”. En Revista CLIJ, Año 9, Nº 87; Barcelona, octubre de 1996; pág. 48.