El ABC de Roberto Innocenti

Por Gabriela Mariel Arias

A

pesar de no haber cursado estudios artísticos y mucho antes de alcanzar reconocimiento mundial como ilustrador, a los dieciocho años Roberto Innocenti se estableció en Roma y comenzó a trabajar en un estudio de animación en el que se desempeñó como cartelista.

En 1979 Innocenti ilustró su primer libro, 1905: Bagliori ad Oriente, de Olivo Bin, una relectura de la guerra ruso-japonesa.

Ilustración de Roberto Innocenti.

Ilustración de Roberto Innocenti.

Sin embargo, puede decirse que el hecho que determinó su carrera como ilustrador de libros infantiles fue un encuentro con el ilustrador y editor suizo Étienne Delessert. Innocenti realizó para Delessert los dibujos de La Cenicienta (1983), una relectura del texto clásico de Charles Perrault que sitúa la historia en la ciudad de Londres de los años ’20.

Detalle de una ilustración de La Cenicienta, ilustrada por Roberto Innocenti.

••••• ••••• ••••• •••••

Bagno a Ripoli, una pequeña población cercana a Florencia, Italia, vio nacer a Roberto Innocenti en 1940. Durante su adolescencia fue obrero en una fundición de acero hasta que a los dieciocho años se trasladó a Roma. Esta ciudad italiana fue testigo de sus comienzos como ilustrador y se maravilló con la exquisitez de su creación.

Algunos críticos señalan a Rosa Blanca como su obra cumbre, publicada en 1985. Con texto de Christophe Gallaz, cuenta la historia de los campos de concentración situados en una pequeña ciudad alemana durante la segunda guerra mundial. Uno de los aspectos interesantes de dicha obra consiste en observar el modo en el que se regula la información entre la voz que narra y los significados que se desprenden de las imágenes.

Ilustración de Roberto Innocenti.

Ilustración de Roberto Innocenti.

••••• ••••• ••••• •••••

Con ilustraciones de Roberto Innocenti, se publica en 1988 Las aventuras de Pinocho de Carlo Collodi. En la obra, la Toscana de Collodi adquiere un rol protagónico a través de las imágenes que nos permiten disfrutar de las vistas panorámicas de sus callejuelas y de los viejos edificios habitados por una multitud de personajes secundarios y objetos, que adquieren la misma importancia que los protagonistas de la historia.

Detalle de una ilustración de Las aventura de Pinocho. Ilustración de Roberto Innocenti.

Detalle de una ilustración de Las aventura de Pinocho. Ilustración de Roberto Innocenti

Dice Innocenti acerca de estos personajes: “No provienen de mi mundo de sueños o de fantasía. Los personajes de Pinocho son gente normal que se encontraba en la calle hace cincuenta años. Gente que había visto de pequeño… He mirado fotos del ochocientos y son muy parecidos a los jóvenes de cuando era pequeño,… entonces eran más viejos, eran diferentes de ahora” (1).

Detalle de una ilustración de Las aventura de Pinocho. Ilustración de Roberto Innocenti.

Detalle de una ilustración de Las aventura de Pinocho. Ilustración de Roberto Innocenti.

En reconocimiento a la totalidad de su obra, Roberto Innocenti recibió el Premio Hans Christian Andersen en 2008, en la categoría ilustración. El discurso pronunciado por el artista italiano al recibir el premio puede leerse en el siguiente enlace: “Roberto Innocenti, Premio Hans Christian Andersen 2008”.

Ilustración de Roberto Innocenti para El último refugio.

____________________________

(1) Castillo, Montserrat. “Roberto Innocenti”. En Revista CLIJ, Año 9, Nº 87; Barcelona, octubre de 1996; pág. 48.

 

Premio Hans Christian Andersen 2012

Por Gabriela Mariel Arias

Este año el IBBY (International Board on Books for Young People) concedió el Premio Hans Christian Andersen a la escritora argentina María Teresa Andruetto y al ilustrador checo Peter Sís.

María Teresa Andrueto, quien fue seleccionada entre veintisiete escritores nominados al Premio por las distintas Secciones Nacionales de IBBY de 32 países, es la primera literata argentina en ganar esta distinción, conocida como el “el pequeño Nobel de Literatura”.

El jurado explicitó en la fundamentación del fallo para galardonar a la autora argentina su maestría en la escritura de obras importantes y originales, fuertemente centradas en la estética. Reconocieron, además, su capacidad de creación de textos a los que calificaron como sensibles, profundos y poéticos, con una clara base literaria.

Sobre Peter Sís el jurado destacó su extraordinaria originalidad y el profundo poder creativo para contar historias muy complejas, que pueden ser interpretadas en diferentes niveles de lectura. Valoró, especialmente, la utilización que hace el ilustrador de diferentes diseños y técnicas artísticas.

PREMIACIÓN

Las medallas y diplomas de los Premios Andersen fueron entregados a los ganadores el sábado 25 de agosto en una ceremonia que se realizó durante el 33º Congreso Internacional del IBBY, en Londres.

Allí, junto a parte de su familia y frente a cientos de prestigiosos escritores asistentes al congreso, la ganadora del Premio Hans Christian Andersen pronunció un discurso en el que reivindicó sus raíces y explicó los desafíos que la llevaron a adentrarse en el mundo de las letras: “[…] Al escribir me enfrento sobre todo a mis prejuicios, me pongo en cuestión, y desearía que mi lector –por niño o grande que sea– se pusiera también en cuestión, se viera llevado a tomar posición. La escritura proviene de un intenso mirar y de una intensa escucha. Con la emoción como brújula, dependo de eso […]” (leer el discurso completo).

PARA CONOCER A MARÍA TERESA ANDRUETTO

http://www.teresaandruetto.com.ar

PARA CONOCER A PETER SÍS

http://www.petersis.com

El Premio Hans Christian Andersen

Por Gabriela Mariel Arias

El IBBY (International Board on Books for Young People) concede el Premio Hans Christian Andersen cada dos años a un autor y a un ilustrador cuyas obras completas signifiquen una contribución relevante en el campo de la literatura infantil y juvenil.

Este organismo internacional, sin fines de lucro y fundado en Zurich (Suiza) en 1953 por la periodista alemana Jella Lepman, otorga el premio a los autores desde 1956 y, a los ilustradores, a partir de 1966. Los premiados son elegidos por un jurado internacional de especialistas en literatura infantil y juvenil, mientras la Reina de Dinamarca es la patrocinadora del premio.

ESCRITORES PREMIADOS

1956 – Eleanor Farjeon (Reino Unido)
1958 – Astrid Lindgren (Suecia)
1960 – Erich Kästner (Alemania)
1962 – Meindert DeJong (Estados Unidos)
1964 – René Guillot (Francia)
1966 – Tove Jansson (Finlandia)
1968 – James Krüss (Alemania) y José María Sánchez Silva (España)
1970 – Gianni Rodari (Italia)
1972 – Scott O’Dell (Estados Unidos)
1974 – María Gripe (Suecia)
1976 – Cecil Bødker (Dinamarca)
1978 – Paula Fox (Estados Unidos)
1980 – Bohumil Riha (Checoslovaquia)
1982 – Lygia Bojunga Nunes (Brasil)
1984 – Christine Nöstlinger (Austria)
1986 – Patricia Wrightson (Australia)
1988 – Annie M. G. Schmidt (Países Bajos)
1990 – Tormod Haugen (Noruega)
1992 – Virginia Hamilton (Estados Unidos)
1994 – Michio Mado (Japón)
1996 – Uri Orlev (Israel)
1998 – Katherine Paterson (Estados Unidos)
2000 – Ana Maria Machado (Brasil)
2002 – Aidan Chambers (Reino Unido)
2004 – Martin Waddell (Irlanda)
2006 – Margaret Mahy (Nueva Zelanda)
2008 – Jürg Schubiger (Suiza)
2010 – David Almond (Reino Unido)

ILUSTRADORES PREMIADOS

1966 – Alois Carigiet (Suiza)
1968 – Jiří Trnka (Checoslovaquia)
1970 – Maurice Sendak (Estados Unidos)
1972 – Ib Spang Olsen (Dinamarca)
1974 – Farshid Mesghali (Irán)
1976 – Tatjana Mawrina (Unión Soviética)
1978 – Svend Otto S. (Dinamarca)
1980 – Suekichi Akaba (Japón)
1982 – Zbigniew Rychlicki (Polonia)
1984 – Mitsumasa Anno (Japón)
1986 – Robert Ingpen (Australia)
1988 – Dusan Kállay (Checoslovaquia)
1990 – Lisbeth Zwerger (Austria)
1992 – Kveta Pacovská (República Checa)
1994 – Jörg Müller (Suiza)
1996 – Klaus Ensikat (Alemania)
1998 – Tomi Ungerer (Francia)
2000 – Anthony Browne (Reino Unido)
2002 – Quentin Blake (Reino Unido)
2004 – Max Velthuijs (Países Bajos)
2006 – Wolf Erlbruch (Alemania)
2008 – Roberto Innocenti (Italia)
2010 – Jutta Bauer (Alemania)