Punto de partida

“Muy lejos de ser escritores, fundadores de un lugar propio, herederos de los labradores de antaño pero en el terreno del lenguaje, cavadores de pozos y constructores de casas, los lectores son viajeros; circulan por tierras ajenas, nómadas dedicados a la caza furtiva en campos que no han escrito, arrebatando los bienes de Egipto para gozar de ellos ”.
Michel de Certeau[1]

Viajeros

Ogros y princesas, caballeros y espadas, piratas y tesoros, náufragos e islas; misterio e intriga, sentimiento y emoción, fantasía e imaginación. Historias caleidoscópicas son escritas en los textos de ficción para niños; historias cargadas de sonoros silencios que esperan el arribo de algún viajero, cazador furtivo de la fantasía, que se enrede en sus líneas y descubra sus secretos.

El texto de Michel de Certeau establece una distinción entre las acciones que realiza un escritor y aquellas que pone en juego un lector. Mientras el primero se reconoce como fundador de un lugar propio en el terreno del lenguaje, el lector se traslada de un sitio a otro como un viajero.

Los invito a compartir, entonces, un viaje por las tierras de la literatura infantil y juvenil.


[1] Michel de Certeau; L’Invention du quotidien; vol.1; Arts de faire; 1980; reedición, París, Gallimard, 1990, p. 251.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s